Diabetes Mellitus en la Escuela

Diabetes en la Escuela: ¿Qué le contamos al personal del Colegio?

Juan José Millán
@webjjmiles


La Diabetes Mellitus es una patología crónica de gran importancia. Desde el Colegio hemos de estar muy atentos a diferentes indicadores que deberían activar nuestra alarma. En esta entrada de mi otro blog sobre educación, ya escribía hace unos meses acerca del típico niño que todos los días, varias veces al día, pide ir al baño. No deje de leerla.

En esta entrada no voy a tratar las “señales” que nuestro cuerpo ofrece para sugerirnos que indiquemos a los padres que visiten a su Médico, no. Vamos a ver qué información hemos de ofrecer a los profesores para que puedan estar preparados para identificar situaciones críticas de aquellos alumnos que hayan sido diagnósticados de Diabetes.

Lo primero será diferenciar entre el diabético tipo 1 y el diabético 2. El tipo 1 necesita inyectarse insulina todos los días. A día de hoy, con las novedades existentes y los avances tecnológicos, las cosas están cambiando a una gran velocidad. El diabético tipo 2, será medicado con antidiabéticos orales, unas pastillas que tomará todos los días.

La prueba de Glucemia e incluso las inyecciones de insulina, parece ser, van camino de ser cosa del pasado. En próximas entradas trataremos este tema.

Nos importa mucho… mucho, mucho que el profesorado y el personal no docente estén informados y, en medida de lo posible, entrenados en la detección de indicadores de hipoglucemia. Podemos resumirlos como a continuación:

INDICADORES DE HIPOGLUCEMIA

  • Hambre
  • Dolor de cabeza.
  • Palidez, excesiva, sudoración fría.
  • Mareos
  • Palpitaciones, temblor de manos.
  • Visión borrosa.
  • Somnolencia, dificultad para despertarse.
  • Confusión, falta de concentración.
  • Comportamiento anormal (irritabilidad, cambios de humor…).

QUÉ HACEMOS ANTE SOSPECHA DE HIPOGLUCEMIA

Llamar al personal sanitario del Centro. de inmediato.

Si no estamos en el Colegio, se realizará una prueba de medición de la glucemia y se actuará en consecuencia con los resultado, alertando al Colegio y al 112 si se estima necesario. Recuerde que la hipoglucemia puede tener consecuencias terribles si no se maneja rápido.

Si no puede hacerse esta prueba o una vez realizada se confirma la hipoglucemia lo primero que hay que hacer es administrar azúcar o algún alimento rico en hidratos de carbono (uno o dos terrones de azúcar, tabletas de glucosa, zumos, bebidas de cola, naranjadas o
limonadas que no sean light, caramelos, 4 ó 5 galletas). Daremos prioridad siempre a líquidos frente a sólidos porque se absorben más rápido. En ningún caso trataremos de administrar ni sólidos ni líquidos si el niño diabético presenta una disminución más o menos acusada del nivel de consciencia o si está inconsciente.

Si se tratara de una hiperglucemia, la  administración de azúcar no le hará sentirse peor.

Tras la administración de azúcar los síntomas de hipoglucemia suelen ceder en aproximadamente 10-15 minutos y si esto no sucede, hay que repetir la ingesta de azucar y si aún así persisten los síntomas, hay que pedir ayuda urgente ya que seguramente será necesario inyectar Glucagón. El personal sanitario del centro o el personal sanitario externo evaluará y en su caso procederá a la inyección subcutánea o intramuscular.

Una vez recuperado/a de su hipoglucemia, el/la niño/a puede tener náuseas, cansancio o dolor de cabeza. Será importante garantizarle un entorno tranquilo y.

También es importante, pero quizá menos que la hipoglucemia, ya que tenemos más margen, saber identificar una subida de azúcar, es decir, una hiperglucemia:

 INDICADORES DE HIPERGLUCEMIA

– Aumento de sed, sensación de boca seca.
– Orinar con mayor frecuencia. Micciones abundantes.
– Cansancio, debilidad y molestias generalizadas.
– Pérdida de apetito, dolor abdominal, náuseas y vómitos.
– Respiración acelerada, dificultosa.
– Aliento con olor a manzana, a “acetona”.

QUÉ HACEMOS ANTE SOSPECHA DE HIPERGLUCEMIA

  • Llamar al personal sanitario del Centro. de inmediato.
  • Si no estamos en el Colegio, se realizará una prueba de medición de la glucemia y se actuará en consecuencia con los resultados.
  • Si sólo se aprecia sed y deseos frecuentes de orinar, se debe permitir la ingesta de agua o líquidos no azucarados y la asistencia a los aseos.
  • Evitar el ejercicio físico si el contenido de azúcar en sangre es mayor de 250 mg/dl o cetonurias positivas

 

Es de vital IMPORTANCIA que el personal docente y de administración y servicios del Colegio tenga muy claro los siguientes puntos:

Si el niño o la niña esta inconsciente, NO DAR NUNCA nada por boca, se debe solicitar ayuda urgente al personal sanitario del Centro.

Si el episodio hipoglucémico coincide con el momento que el niño o la niña tiene que administrarse la dosis diaria de insulina, deberá no hacerlo y corregir en primer lugar la hipoglucemia. Cuando se recupere podrá inyectarse la insulina, ajustando la dosis a los niveles de glucemia que tenga entonces y a la comida que vaya a ingerir después.

A continuación se presentan unos valores de glucemia y su relación con iniciar actividad física (Educación Física, actividades extraescolares, indicaciones para el patio…)

 

ACTUACIÓN SEGÚN VALORES DE GLUCEMIA PREVIOS AL EJERCICIO
Glucemia (mg/dl) Actuación
100-200                  Iniciar ejercicio normalmente
70-100                   Tomar alimentos con    hidratos de carbono antes de comenzar (una o dos piezas de fruta)
Hipoglucemia  (< 65)      No empezar hasta su resolución
250 o más              No realizar el ejercicio

Es importantísimo que desde el Colegio se trabaje de cara a la autonomía e independencia del niño diagnosticado de diabetes. Hacerle todas las cosas no es ninguna ayuda ya que tarde o temprano llegará el día en que tendrá que hacerlo sin nadie cerca y para ese día debe haber aprendido. Para ello el tutor y el personal sanitario del Centro deberán establecer un plan de trabajo y de medición objetiva de la dependencia o independencia que el estudiante diabético presenta de cara a: realización de pruebas de glucemia (BMTest), administración de insulina (en caso de diabéticos tipo 1), reconocimiento de indicadores de hipoglucemia, reconocimiento de indicadores de hiperglucemia, necesidad de beber algún zumo, necesidad de comer hidratos de carbono.

Salvo indicación médica expresa, realizará todas las actividades como el resto del alumnado (con las salvedades ya expresadas en lo relacionado a la Educación Física). El docente no tiene la obligación de realizar el BMTest ni de inyectar hormonas. Cualquier aspecto, por pequeño que sea, debe ser transmitido al personal sanitario del Centro.

Cuando la DM aparece en la infancia, suele haber una aceptación bastante buena de la patología y de las limitaciones, aunque pueden ir apareciendo pequeñas muestras de rebeldía, sobretodo hacia la comida. Según avanzan hacia la adolescencia mostrarán rebeldía en lo relacionado con los horarios, con la autoadministración de insulina y posiblemente tiendan a ocultar la enfermedad.

Comedor y comidas

No, no es un jaleo que un estudiante diabético coma en el Colegio. Únicamente necesitamos tres cosas fundamentales para poder asegurarnos que todo va a ir bien:

1- Báscula.
2- Medidor de raciones.
3- Pauta médica con cantidades de comida.

El niño diabético puede comer prácticamente de todo. Pasteles, postres hiperazucarados y otra serie de dulces estarán restringidos, siempre según lo indicado en la pauta médica, que si no indica lo contrario, de lo demás podrá comer de todo, lo único que variará será la cantidad. Es un factor crucial de cara a que el alumno diabético pueda mantener compensados sus niveles de glucemia. Tendrá unas cantidades de cada alimento, ya cocinado, que serán las que se deben servir a este alumno. Con que alguien esté pendiente de servir a este estudiante, no tendremos más complicaciones.

Remarque bien este principio a todo el personal del Colegio:

SI TIENES DUDAS ACERCA DE PEDIR AYUDA O NO, SIGNIFICA QUE TIENES QUE PEDIR AYUDA

 

 

Una respuesta a “Diabetes Mellitus en la Escuela”

  1. Pingback: “No puedes ir al baño cada dos por tres…” – BLOG

Deja un comentario